“El nombre de la rosa” de Praga

El padre Williams en la biblioteca
del monasterio de Santo Tomás de Praga

Uno de los apodos que suele darse a Praga es “La ciudad de las cien torres”. Otro: “la de las 365 iglesias”. Ambos son más o menos verdad. Desde cualquier punto se divisa un panorama bien surtido de atalayas, la mayoría coronando templos. A los guías de turismo, especialmente a los jóvenes, también les gusta decir que los praguenses son ateos. Curioso agnosticismo el de unos ciudadanos tan bien dotados de parroquias. Es por el periodo comunista, te dirán. ¿Entonces, Polonia..? Sigue…

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. cesar justel
    Mar 26, 2012 @ 15:10:03

    Me encanta que haya sitios todavía misteriosos y que afortunadamente no estan al alcance de todos (yo no pude entrar). En cuanto se dan a conocer o se venden o se roban

    Responder

    • Fernando Pastrano
      Mar 26, 2012 @ 18:22:50

      Pues sí, César, fué una auténtica sorpresa. A los praguenses que se lo conté, no me creían. Al parecer dan los permisos con cuentagotas. Dios protege la inocencia y a nosotros nos lo dieron. Aunque ayudó bastante estar hospedados en el mismo hotel del monasterio 😉

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s