El picante tiene un límite

Guindillas de Hunan, China

Guindillas de Hunan, China

En los años 70 fui por primera vez a la India. Era muy jovencito y viajaba con mi compañera de fatigas. En un restaurante de Nueva Delhi un camarero se acercó a nuestra mesa y nos preguntó que si no nos gustaba el vindaloo que nos había servido. Le dijimos que sí, pero que picaba mucho. Nos miró con una sonrisa socarrona y nos preguntó que si teníamos hijos. No, todavía no. ¡Claro! -sentenció- No spicy no children. Sin picante no hay hijos. Leer más

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. delmo
    Ago 24, 2016 @ 17:59:35

    No sabía de la existencia de esa polémica tan picante en la comida china. Lo que sí he comprobado –en mi caso al menos– es que, para combatir el exceso de picante, mejor que la leche es una salsa fría hecha con yogur y menta muy picada.

    Responder

  2. Alicia Gonalez
    Sep 28, 2016 @ 23:30:00

    Que bien lo cuentas amigo!! y que bonitas fotos de esa tal Pilar Arcos.
    Mi cariño par ti, para la fotógrafa y los tres magníficos resultados del picante!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s