Una especie de Calendario Zaragozano chino, Patrimonio de la Humanidad

20161215-01-los-24-terminos¡Qué pequeño es el mundo! Y cómo nos parecemos los terrícolas, aunque haya quien no se lo crea. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) acaba de incluir “Los 24 Términos Solares” de China en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. ¿Y qué es eso? Pues algo que tienen muchas culturas antiguas. La nuestra, sin ir más lejos, aunque nosotros lo llamamos “Calendario Zaragozano”.

20161215-02-los-24-terminos“Los 24 Términos Solares” chinos son un conjunto de conocimientos ancestrales sobre el tiempo atmosférico y diversas actividades que se desarrollan en este país asiático vinculadas a la observación del sol y su repercusión en el clima.
Reunido en Etiopía, el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial destacó que este calendario tradicional “que probablemente ha influido en la forma de pensar de las personas y en su código de conducta, continúa siendo un importante portador de la identidad cultural china. Hasta la fecha, sigue proporcionando el marco temporal para la vida diaria y los eventos comunitarios”.

20161215-03-los-24-terminosPara China, que pese a su modernización y a haberse situado ya en el segundo lugar de las superpotencias más desarrolladas, sigue siendo en buena medida una sociedad agrícola, este calendario representa “los conceptos de respeto por la naturaleza, y la armonía entre el hombre y la tierra”, en palabras de Zhang Ling, funcionaria del Ministerio de Cultura.
Los 24 Términos Solares (en chino Ershisi Jieqi) es en esencia una lista de fechas anuales, un calendario solar que divide el año en 24 periodos (12 principales y 12 secundarios) y sirve de base para que los campesinos planifiquen sus siembras y cosechas, y para que ellos y el resto de los chinos celebren diferentes fiestas populares.
Lo ha ido elaborando la sabiduría popular a través de observaciones del movimiento del sol, que se vincula directamente con los cambios de clima, las temporadas agrícolas y la fenología (cambios biológicos asociados a las estaciones).

20161215-04-los-24-terminosAunque no se sabe a ciencia cierta su origen, hay constancia de que se empezaron a usar hace “solo” 27 siglos (Edad de Hierro en la Península Ibérica), durante el llamado Periodo de la Primavera y el Otoño (722 al 481 a.C.), y que para el año 104 a.C. ya estaban establecidos los 24 Términos Solares casi exactamente iguales a los que conocemos hoy.
Se cree que en la cuenca del río Amarillo (Huang He) en el norte de China se originó este calendario, que con el paso del tiempo fue adoptado en toda China e incluso en países vecinos como Corea, Vietnam, Japón y otras zonas de Extremo Oriente.

20161215-05-los-24-terminosEs muy curioso que un sistema tan local, tan arraigado a una región concreta, se haya extendido por todo un continente. Algunas referencias, como las que hacen mención a las nevadas, o al trigo, parecen fuera de lugar en zonas tropicales donde nunca nieva ni crece ese cereal, pero en esos lugares han sido modificadas adaptándolas a las características regionales. Así, un campesino vietnamita, por ejemplo, se refiere con toda naturalidad a “El Gran Frío” cuando el termómetro de su casa marca 32º C, y todos sus vecinos lo entienden.
En cuanto a su adaptación a nuestros días, los Términos Solares conviven con las modernas técnicas de agricultura actuales al igual que la medicina tradicional lo hace con la occidental, complementándose.

20161215-06-los-24-terminosEs normal que las madres chinas desde el frío Pekín a la tropical Hainan, abriguen algo más a sus hijos cuando se acerca “La Primera Helada” (Shuangjiang) en octubre, y que cocinen tradicionales empanadillas al vapor (en el norte) o bolas de arroz (en el sur) cuando llega “El Solsticio de Invierno” (Dongzhi) en diciembre.
“Agua de lluvia” (Yushui) es un término solar que llega del 18 al 20 de febrero, cuando empieza ineludiblemente la temporada de lluvias. “El Despertar de los insectos” (Jingzhe), del 5 al 7 de marzo, indica que reviven los bichitos que han hibernado. “El Grano en el Oído” (Mangzhong), entre el 5 y el 7 junio, hace referencia al ruido que hace el trigo cuando madura. “El Gran Frío” (Dahan), marca que el 20 o el 21 de enero es el día más frío del año, y no falla. Y así hasta 24.

20161215-07-los-24-terminosComo he dicho, “Los 24 Términos Solares” de China tienen un paralelismo evidente con nuestro Calendario Zaragozano, una publicación con una predicción meteorológica anual basada en la observación y la estadística. E incluso con las Cabañuelas y las Témporas, métodos similares utilizados en España y América. Pero mientras que nuestro calendario es una reliquia del pasado que no influyó más allá de los sembrados, los Términos Solares están vivos y marcan en buena medida la cultura china.
En la misma reunión, la Unesco ha incluido en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad las Fallas de Valencia, la tradición cultural cervecera de Bélgica, la rumba cubana, y La fiesta “Mangal Shobhajatra” del Pahela Baishakh, día del Año Nuevo de Bangladesh, pero eso son ya otras historias.

FOTOS: PILAR ARCOS

Volver
Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: