Búscale las siete patas a la Vieja Cuaresmera

En la Casa Cuartel de la Semana Santa de Puente Genil. Foto: Pilar Arcos

En la Casa Cuartel de la Semana Santa de Puente Genil.
Foto: Pilar Arcos

Es una abuela de pueblo y viste de oscuro con delantal blanco, pañuelo en la cabeza, toquilla… En un brazo sujeta una cesta en la que lleva una barra de pan, pimientos y otras hortalizas y una botella de vino. Entre los dedos un rosario. En la otra mano una bacalada. Y por debajo de la saya asoman ¡siete pies!
Son las siete patas de la Vieja Cuaresmera, un personaje que marca en muchos pueblos de España la proximidad de la Semana Santa.
Estoy en la localidad cordobesa de Puente Genil, que se ha unido a otros siete municipios del centro de Andalucía en lo que han denominado “Caminos de Pasión”, una iniciativa turística para mostrar que, además de sus espectaculares y únicas semanas santas, tienen mucho que ofrecer al visitante durante el resto del año.
Imágenes de la Vieja Cuaresmera de Puente Genil. Foto: Pilar Arcos

Imágenes de la Vieja Cuaresmera de Puente Genil. Foto: Pilar Arcos

La Casa Cuartel de la Semana Santa de Puente Genil tiene un salón alargado ocupado por una gran mesa a la que se sientan holgadamente una treintena de personas. Sus paredes están cuajadas de cuadros y fotografías alusivas a la Semana Santa, que aquí se conoce coloquialmente con la corrupción fonética: “Mananta”, que es como la llamaba El Nene, un personaje entrañable de la localidad de finales del s. XIX. Entre los cuadros destaca el de la Vieja Cuaresmera.
En algunos lugares de Centro Europa, durante la Edad Media se solía representar a la Cuaresma como una vieja, símbolo del periodo de ayuno que precedía al Domingo de Pascua. Sus siete piernas (patas) marcaban las siete semanas. En algunas zonas de Cataluña la Vieja Cuaresmera era una tradición arraigada ya a principios del s. XIX. En la comarca leridana del Solsonés se la conocía como La Sarracena o La Bacaladera (porque siempre lleva un bacalao).
Tanto la Vieja Cuaresmera, como el Jueves Lardero (primera comida de Cuaresma) son aportaciones judaicas a la Semana Santa. Se sabe que en 1906 en el Cuartel de la Judea de Puente Genil nació la primera Cuaresmera pontana, y así ha quedado plasmada la vieja pelleja, casera del fundador de ese cuartel, en una pintura anónima.
Cartel de 2008 en el que aparece la Vieja Cuaresmera y el detalle de una de sus “patas”

Cartel de 2008 en el que aparece la Vieja Cuaresmera y el detalle de una de sus “patas”

De esa primera representación nacieron todas las cuaresmeras posteriores, que hoy se representan en lienzos, tallas o como decoración de objetos de alfarería. A las Viejas Cuaresmeras de cartón, se les corta (o esconde) una pierna cada sábado, una por cada subida al Calvario, y se calcula así, buscándole las siete patas, cuanto falta para que empiece la Mananta.
Volver

Dejar un comentario

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. delmo
    Nov 17, 2014 @ 08:49:59

    no tenía ni idea de la existencia de la cuaresmera. Gracias, Fernando.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: