¡Un lugar tan encantador!

Carretera Federal 19 de Cabo San Lucas a Todos Santos, México. (Foto: P. Arcos)

Carretera Federal 19 de Cabo San Lucas a Todos Santos, México. (Foto: P. Arcos)

Una carretera en el desierto. El viento me daba en la cara y en el aire había un inequívoco olor a “colitas”. En pleno día se me hizo de noche y tuve que parar para dormir. Mientras oía tañer la campana de la misión, la vi en la puerta. Aquello tenía que ser el cielo o el infierno.
La mujer encendió una candela y me enseñó el camino. Oí voces en el pasillo que parecían decirme: “¡Bienvenido al Hotel California, un lugar tan encantador. Hay muchas habitaciones libres en cualquier época del año!”…
Lo último que recuerdo es que corrí hacia la puerta. Tenía que encontrar la forma de regresar. “Buenas noches”, me dijo el hombre oscuro, “Estamos preparados para acogerte, puedes largarte cuando quieras, pero nunca podrás dejarlo”.
Hasta aquí mi libérrima versión de parte de la letra de la canción “Hotel California” del grupo Eagles, una de las 50 mejores canciones de todos los tiempos según la revista Rolling Stones.

Fachada del Hotel California, Todos Santos, México. (Foto: P. Arcos)

Fachada del Hotel California, Todos Santos, México. (Foto: P. Arcos)

Efectivamente, estoy en el Hotel California del pueblito de Todos Santos en Baja California Sur, México. Un establecimiento que funciona ininterrumpidamente desde su inauguración en 1950. Hasta aquí hemos llegado por la Carretera Federal 19 que atraviesa el desierto, en alguna esquina hemos olido a “colitas” frescas, y ha sonado la campana de la cercana Misión del Pilar. Todo concuerda.
Hugo, relaciones públicas del hotel, nos enseña una vieja foto del establecimiento cuando aún pertenecía a su fundador, Antonio Wong (1905-1974, un emigrante chino nacionalizado mexicano) y a su esposa Trinidad Castillo, con la que tuvo nueve hijos. “El chino Wong” trajo la modernidad a Todos Santos. Su coche, un Chrysler, fue el primero que tuvo el pueblo, y aparece en la foto aparcado en la puerta de “La Popular”, una tienda de abarrotes (¿uno de los primeros “todo a cien” de México?) que había en la planta baja, mientras que el hotel estaba arriba. Wong, a quien le gustaba que le llamasen Tabasco, también abrió la primera gasolinera y el primer bar con hielo.
Hoy el Hotel California es la principal atracción de Todos Santos, un pueblito refugio de muchos artistas bohemios que tiene un no se qué indescriptible. En su restaurante, La Coronela, se sirven comidas internacionales para los muchos gringos que vienen por aquí, pero también excelentes platos tradicionales mexicanos, doy fe de ello. Junto a él hay una tienda llamada Emporio en la que se venden recuerdos de todo tipo.

Terraza de la habitación 5 del Hotel California. Hugo nos muestra una imagen antigua del hotel. (Foto: P. Arcos)

Terraza de la habitación 5 del Hotel California. Hugo nos muestra una imagen antigua del hotel. (Foto: P. Arcos)

Hugo nos enseña la mítica habitación 5, la mejor del hotel, donde nos cuenta que murió una chica que es quien todavía dicen que se aparece a los parroquianos invitándoles a tomar tragos en la cantina. La estancia tiene una preciosa terraza que da a un palmeral que se pierde en el horizonte en una mancha azul que es el Océano Pacífico. Me siento en una de las butacas, el lugar tiene algo de desasosegante, ¡pero es tan encantador! ¿Estuvieron aquí los Eagles?, le pregunto. Dicen que sí, nos contesta.
“Hotel California” es un álbum publicado por Eagles en 1977. En la carátula del viejo LP aparece otro hotel, el Beverly Hills de Los Ángeles. Su canción estrella, la que da nombre a todo el disco, en un principio se llamó “Mexican Reggae”, y figuran como autores el batería y vocalista Don Henley, y los guitarristas Don Felder y Glenn Frey. Aquí surge la primera duda. Si el Hotel California es el de Todos Santos ¿por qué la foto es de uno de Los Ángeles?
Algunas versiones aseguran que los Eagles jamás estuvieron en esa localidad mexicana. Otras que fue Don Henley quien estuvo una noche en 1976 y que allí se inspiró. Todas coinciden en que la letra trata sobre las drogas y la decadencia de la industria musical californiana a finales de los 70. Hay quien dice que el viajero de la canción ha muerto en la carretera, pero aún no lo sabe… Que al hospital psiquiátrico de Camarillo, entre Los Ángeles y Santa Bárbara, al que iban a parar muchos drogadictos, se le conocía popularmente como el “Hotel California”. Pocas canciones en la historia del rock han hecho correr tantos ríos de tinta y tantos bits de internet.

Paisaje típico de los alrededores de Todos Santos. Bosque de cardones, los cactus más grandes del mundo. (Foto: P. Arcos)

Paisaje típico de los alrededores de Todos Santos. Bosque de cardones, los cactus más grandes del mundo. (Foto: P. Arcos)

Pero ¿por qué hay tantas coincidencias en Todos Santos? ¿Por qué ese olor a “colitas”, que es como muchos llaman aquí a los brotes de la mariguana? Otra versión diferente, pero no incompatible, es que “colita” es una deformación de “colilla”, la de los porros.
¿Cual es la verdad sobre el Hotel California?, le pregunto finalmente a Hugo, sin olvidar que él vive del mito. “Juzgue usted mismo”, me responde socarrón. Juzgad vosotros. Volver
Dejar un comentario

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. concha
    Dic 29, 2014 @ 13:16:33

    Me ha enganchado tu relato. Ganas de pasar allí una experiencia.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: